Natación: Un deporte olímpico, completo y saludable

0
74
Brazada Natación
Imagen Natación, brazada de Crol

Como sabemos, la natación es uno de los deportes ancestrales más completos que existen y que puede ser practicado por la mayoría de las personas, sin que la edad sea un factor determinante.

Al tener un bajo impacto sobre las distintas partes de nuestro cuerpo, reduce la tensión de los huesos y de las articulaciones, y al contrario de lo que se piensa, puede ser practicada de muchas formas diferentes y variadas, todo ello ajustándose a cada individuo.

En los últimos años, se han variado los tipos de ejercicio y se han ampliado con diferentes actividades, como las terapéuticas, intentando mejorar tanto la compensación de desviaciones de la columna vertebral (Escoliosis, hernias discales, etc.), como enfermedades cardiacas, circulatorias y de obesidad.

La natación como deporte comenzó a principios del Siglo XIX en Gran Bretaña, con la National Swimming Society de Londres, fundada en 1837 y que pasó a ser parte de los primeros Juegos Olímpicos modernos, en 1896 en Atenas en el caso de los hombres, y a partir de los de 1912 para las mujeres

Sin duda, todos los deportes aportan beneficios sobre la salud, siempre y cuando se practiquen de forma adecuada. Sin embargo, la natación tiene unas características especiales que no poseen otros tipos de ejercicios aeróbicos. Algunos de estos beneficios son:

  • Aporta una increíble resistencia cardiopulmonar.
  • Estimula la circulación sanguínea.
  • Ayuda a mantener una presión arterial estable.
  • Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Desarrollo de la mayor parte de grupos musculares (más de dos tercios de todos los músculos de nuestro cuerpo).
  • Fortalece los tejidos articulares previniendo posibles lesiones.
  • Facilita la eliminación de secreciones bronquiales.
  • Mejora la postura corporal.
  • Desarrolla la flexibilidad.
  • Alivia tensiones.
  • Genera estados de ánimo positivos.
  • Ayuda a mejorar estados de ansiedad y aliviar síntomas de depresión.
  • Relaja la excesiva tonicidad muscular de la tarea diaria.
  • Estimula el crecimiento y el desarrollo físico-psíquico.
  • Mejora el desarrollo psicomotor.
  • Favorece la autoestima.

Dicho esto… ¿Hacen falta más razones para lanzarse al agua?

Compartir

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.