“Si ser feminista es sobre la lucha para que las mujeres sean tratadas como los hombres, entonces sí, supongo que lo soy”, con estas declaraciones Andy Murray dejaba clara su postura hace años en defensa de los derechos de las mujeres; gran profesional y mejor persona, así hablan de él la gente que le conoce y este miércoles lo ha vuelto a demostrar.

Eliminado en los cuartos de final de Wimbledon frente al estadounidense Sam Querrey en la tarde del miércoles, el escocés, aún con la faz triste en su rostro, fue respondiendo a todas las preguntas que le iban realizando en la rueda de prensa hasta que llegó una que le irritó de forma especial. Todo empezó cuando el periodista le cuestionó a Murray sobre el hecho de que Querrey  “es el primer tenista estadounidense en alcanzar las semifinales de un Grand Slam desde 2009”. “Tenista hombre”, interrumpió el número uno del mundo. “¿Perdón?”, respondió el periodista, a lo que Murray repitió “Tenista hombre”

La intervención de Murray servía para corregir la poco documentada intervención y escasa valoración  del trabajo de sus compañeras de profesión. Sólo desde el año 2009, Serena Williams ha ganado 12 Grand Slams y su hermana Venus Williams ha llegado a semifinales y finales en más de una ocasión.

El hecho no tardó en hacerse notar, prensa y redes sociales se volcaron en elogios y palabras de admiración hacia el tenista considerado ya un icono del feminismo. Pero esta no era la primera vez que salía en defensa de sus compañeras, en los Juegos Olímpicos de Río, después de ganar su segunda medalla de oro, Murray también tuvo que corregir a un periodista de la BBC cuando le señaló que era el “primer tenista en la historia en ganar dos medalla de oro en el tenis olímpico, una hazaña extraordinaria, ¿no es así?”. El jugador, haciendo honor a su elegante sarcasmo, contestó: “creo que Serena y Venus han ganado como cuatro cada una”.

Serena_and_Venus_Williams_kinacu

Al ser preguntado en una entrevista de dónde venía su férrea defensa de las mujeres, Murray contestó: “Por mi crianza se trata de algo con lo que estoy acostumbrado. Comencé a jugar tenis por mi mamá, he tenido una relación muy cercana con mis abuelas y siempre he estado rodeado de mujeres, encuentro más fácil hablar con ellas, me resulta más fácil abrirme ante ellas”.

Andy Murray está casado desde el año 2015 con Kim Sears ,tiene una hija de un año, Sophia y una madre que desde el miércoles no puede estar más orgullosa, de ahí que colgase en sus redes sociales una imagen de un corazón con la siguiente frase: “Ese es mi  niño”.

El tenista ha vuelto a demostrar, que a pesar de no ser su mejor tarde, es buena persona dentro y fuera de la pista.

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.