Al emprender de nuevo la marcha y tras el descanso del primer tramo (ver aquí), emprendo la subida al Coll dels Ases (890m) y me encuentro con un ascenso con mucho barro que se encuentra congelado en algunos tramos, cosa que me obliga a tomar precauciones para evitar resbalones. Una vez llego, continuo con una nueva bajada larga hacia el Pas Llis, las vistas vuelven a ser espectaculares, a la derecha tengo el torrente de l’Almadrà y a la izquierda una montaña, el Puig de Sa Font.

Supero una cabina de una avioneta que se estrelló allí tiempo atrás, se encuentra en los primeros metros del descenso, una zona es rocosa, pero menos técnica y dura que la anterior. A partir de este punto empieza un terreno mixto, de bajadas intercaladas con subidas, hasta llegar al ascenso que me conducirá a las casa viejas de Tossals, son unos 200 metros positivos de subida progresiva y no muy dura, en estos momentos aun llevo cierta frescor en las piernas.

Una vez arriba, tomo el camino que me llevará a la Font del Prat (750m), más adelante, cuando llego al torrente de Massanella otra vez aprovecho para repostar agua. Ya por la canal contemplo de nuevo unas vistas idílicas, el camino por el que circulo es una terracita escavada en un barranco con tan solo unos pocos palmos por los que circular, justo encima de un conducto de agua casi completamente enterrado.

Massanella-mallorca-5000-kinacu
Puig de Massanella en Mallorca.

Es uno de los tramos en los que recuerdas que estas en medio de una carrera como la Mallorca 5000 y el gozo del paisaje lo abarca todo. Más adelante dejo la canaleta y emprendo una bajada más pronunciada que me va a conducir a las Cases des Bosc (420m), hay muchos árboles y un tapiz de hojas que cubre el suelo, intento dosificarme e ir comiendo y bebiendo regularmente, sé que me esperan dos subidas muy largas después de este tramo favorable.

Ya hacia arriba, una vez he repostado de agua en las casas, encadeno dos ascensos por pista muy largos y de pendiente pronunciada. Después de una ligera bajada hasta una fuente, la Font de s’Hort, sigue habiendo muchos árboles que me resguardan del sol, pero la subida por el torrente del Comafreda hasta el Coll del Prat (1.229m) se hace muy dura, ya es mediodía, el sol me da de lleno y hace bastante calor. Es en este último ascenso donde las fuerzas empiezan a fallarme y el dolor de espalda se intensifica, tengo que aflojar el ritmo, ya que tan solo he rebasado el ecuador de la carrera.

Después de sobrepasar el techo del recorrido, inicio el descenso hacia el Coll del Telègraf, otra vez me encuentro con mucho barro. La bajada no es muy larga, la conozco bien, los 200 metros de desnivel negativo pasan rápido y pronto me planto a la subida que me conduce cerca de la cima del Puig del Galileu (1.142m), un ascenso no muy largo.

santuari-de-lluc-mallorca-5000-kinacu
Santuario de Lluc en Mallorca, el último avituallamiento de la carrera.

Finalmente, antes de llegar al último avituallamiento en Lluc, tengo que realizar un descenso muy rocoso, largo y sinuoso, sobretodo en su primera mitad, las vueltas del Galileu, de nuevo me encuentro con un paisaje idílico que esconde el Santuari de Lluc justo abajo a la izquierda y enfrente la última subida, la más pronunciada y temible de todas, el Puig del Tomir.

Una vez a Lluc aprovecho para sentarme un poco con mis hijos y amigos que han venido a verme y para coger fuerzas. Por ahora llevo ocho horas de carrera y sé que me esperan las peores cuestas antes de llegar a la meta y me mentalizo para sufrir, cosa que no he hecho mucho hasta este momento. Transmito a los míos que las dudas, me siento cansado pero con mucho ánimo para llegar a la meta.

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.