Juanito Oiarzabal

El miércoles 1 de noviembre, Juanito Oiarzabal comenzaba nuevo reto, alcanzar la cima del Kilimanjaro en bicicleta y coronarse así como el primer español en subirla a dos ruedas. El alpinista vitoriano de 61 años, es el primer español y sexto del mundo en conquistar los 14 “ochomiles” del mundo. En la actualidad Juanito Oiarzabal se encuentra metido de lleno en el proyecto que le enmarque como la primera persona que consigue ascender por segunda vez las grandes montañas del planeta.

Último desafío: Cumbre del Kilimanjaro

Juanito Oiarzabal

Cinco días y cuatro noches y superar temperaturas de hasta veinte grados bajo cero para coronar la cima de esta montaña de Tanzania. En este reto, el alpinista vasco y su expedición fueron acompañados por Mario Martos, socio director de Safari Bike África (Oiarzabal colaborará como guía de  expedición comercial con esta compañía a partir de febrero del año que viene).

“La gran dificultad es la adaptación a la altura”. La primera parte es más ciclable, luego hay muchos tramos que no lo son tanto. “El Kili no es ciclable al 100%”, con estas palabras el montañero vasco comentaba su proeza al terminar, recordando que en algunos tramos lo hizo encima de una bici eléctrica.

La cumbre tanzana es considerada el Everest de los ciclistas. Hasta hace relativamente poco tiempo, los permisos que concedía el Parque Nacional del Kilimanjaro para ascender esta montaña bicicleta eran muy limitados; recientemente, estos permisos han comenzado a popularizarse y, como pasase con el Everest, ascender a la montaña más alta de África (5.9891 metros), se ha convertido últimamente en un foco más de negocio y reclamo de turistas para la zona.

En palabras del montañero vasco después del descenso, “sólo el 25% de esta ruta es ciclable”, por lo que buscaría nuevas alternativas.

 Juanito Eusebio Oiarzabal, superación personal a pie de cima

Juanito Oiarzabal
eitb

La ciudad de Vitoria- Gasteiz vió nacer un 30 de Marzo de 1956 a este incansable montañero.

Desde que en el año 1985, Juanito Oiarzabal ascendiese su primer ochomil, el Cho Oyu, su ambición por superarse en cada reto no ha dejado de crecer. En 1987, vendría la subida al  Gashërbrum II (8.035m) , en el 92 el Nanga Parbat (8.125m), en el 93 el Everest (8.848m) y así hasta completar por primera vez los 14 ochomiles en la primavera del 99 con la cumbre del Annapurna (8.091m).

“Pertenezco a la vieja escuela, mi manera de entrenar es no salir de la montaña”. A sus 61 años, Oiarzabal lleva a sus espaldas 47 expediciones y 26 cimas de más de ochomil metros  escaladas.

“Lo normal es que a estas alturas ya estuviera muerto”

El alpinista vasco por culpa de la hipotermia y la crudeza de la montaña, ha sufrido la amputación de todos los dedos de los pies, su salud en cada ascensión a una nueva montaña se ha visto deteriorada y ha tenido que ver cómo iba perdiendo amigos a lo largo de estos años, “Hasta ocho”,  cuenta él. “Eso es lo más jodido. La montaña es así. Sabemos a lo que vamos, a lo que nos exponemos. Yo no quiero morir. Una montaña no merece la pena que nos dejemos allá ni una uña”.

Oiarzabal no se rinde y se niega a retirarse  de la montaña, prueba de ello es que este embarcado en un nuevo reto, volver a coronar las cimas más altas del mundo.

2 x 14 x 8. 000: Un nuevo proyecto que le convierte en leyenda

Todo un reto que aún nadie ha conseguido, ascender por segunda vez las 14 cumbres más altas del planeta y convertirse en toda una leyenda del alpinismo.

“Toda la vida me he dedicado a subir montañas. Mi proyecto es repetir las 14 cumbres más altas de la Tierra. Me quedan cuatro y creo que con un poco de suerte lo podré completar. Seguramente no tenga importancia, es algo personal y mío”.

Bajo el lema “ser el primero es una actitud”, Juanito retoma el reto del 2x14x800 que comenzó en 2009 con el patrocinio de Saunier Duval. Las cumbres que le esperan: Dhaulagiri (8.167m), Nanga Parbat (8.125m). Broad Peal (8.407m) y Shisha Pangma (8.046m).

De los ochomil que Juanito ya ha repetido, asegura que el momento más duro fue en Annapurna “porque perdimos a un compañero”. El Everest era su espinita clavada, en esta segunda vez (2001) Juanito subió sin oxígeno convirtiéndose así en la tercera persona más joven en subir sin él; la segunda ascensión más dura, a nivel físico, fue en el K2, momento en que le tuvieron que amputar los dedos de los pies.

En palabras de Juanito cuando le mencionan los otros ochomiles por segunda vez ya conseguidos, “han sido relativamente asequibles y cómodos”.

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.