¿Es importante la inteligencia emocional para el deporte?

0
541

La mayoría de nosotros, nos hemos encontrado muchas veces en situaciones de la vida cotidiana que, de un momento a otro todo ha cambiado. Y con ello, hemos sufrido un cambio de estado emocional muy grande. La respuesta delante de tal estímulo, es diferente según el grado de inteligencia emocional de cada uno de nosotros.

¿Que es la inteligencia emocional? es el grado de capacidad que tiene una persona para controlar sus emociones.

Los seres humanos somos seres emocionales, el 85% de nuestras decisiones son tomadas de manera irracional. Este insight convierte a las emociones en un factor condicional importante en el día a día de un deportista.

La mayoría de los que hemos practicado algún deporte nos habremos preguntado varias veces porqué fallamos en una situación de relativa facilidad, porqué perdimos contra un equipo aparentemente “inferior” al nuestro y así otras cuestiones que no hemos encontrado nunca la respuesta correcta.

Las jugadas, el partido y otras variables condicionantes no dependen única y exclusivamente del nivel técnico-táctico del deportista. La parte emocional juega un papel determinante. Saber controlar esta parte es un factor fundamental, sin el cuál, muchas veces no podríamos ejecutar correctamente la técnica y la táctica.

Por otra parte, las emociones hacen que nuestro estado fisiológico se vea alterado, una situación de presión, de estrés, puede hacer que se nos acelere el ritmo cardíaco, la respiración y la sudoración. En el deporte, las decisiones se deben tomar en cuestión de milésimas de segundo, por lo que todos estos estados afectan a ellas, inhibiendo o dificultando nuestra capacidad de respuesta. Provocando que el deportista no actúe con su total capacidad.

Seguramente, después de un partido, nos hemos sentado fríamente y hemos pensado que si volviéramos atrás, realizaríamos una acción de manera diferente, que no hubiéramos reaccionado como lo hicimos. Pero sólo existe una oportunidad y hay que ser capaces de reaccionar de manera adecuada en las milésimas de segundo que uno tiene para decidir y reaccionar. Tanto en el partido, cómo en la vida, sólo hay una oportunidad, no existe la opción de ensayo-error.

Para los deportistas es fundamental poder controlar las emociones, un partido está lleno de cambios y se enfrentan a situaciones muy diversas y adversas.

La inteligencia emocional puede aprenderse, puede entrenarse. Y si logramos cómo deportistas, controlar nuestras emociones, la ejecución técnico táctica se verá beneficiada, consecuentemente, los resultados y el rendimiento deportivo, van a ascender.

Finalmente, mejorar la inteligencia emocional, no sólo nos va a permitir conocer y controlar mejor nuestras reacciones, sino también empatizar más con nuestros compañeros, entender sus decisiones, encontrar soluciones de manera más efectiva y entender mejor el entorno de la competición. Esto se va a traducir en un mejor trabajo en equipo, una mejor cohesión de éste y en consecuencia, una mayor integración de cada uno de los componentes.

Es fundamental controlar situaciones de mucha presión, situaciones de victoria y también de derrota. Entrenar y mejorar la inteligencia emocional es un reto a largo plazo sin el cuál, tendremos menos opciones de competir al máximo nivel y de vencer a nuestro mayor rival, nosotros mismos.

Compartir

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.