El cambio de hora que se ha producido la madrugada del sábado 28 de octubre al domingo 29 hace que nuestros ritmos circadianos deban trabajar durante varios días para adaptarse al nuevo horario de invierno.

La reducción de las horas de luz puede afectarnos a nuestro estado de ánimo, hábitos alimenticios, alteraciones del sueño e incluso a nuestros horarios de entrenamientos.

Si estas planteándote realizar modificaciones en tus horarios de entrenamiento durante los meses que dura el invierno, no estás sólo, muchas personas están co,mo tú estos días.  Desde Kinacu queremos mostrarte los beneficios y consecuencias de entrenar en cada franja horaria. Por tener cada uno de nosotros unas condiciones físicas y estilos de vida específicos, es por ello que no existen recomendaciones universales aptas para todos los públicos. Lo más importante al realizar una modificación en nuestros horarios de entrenamientos, es dar con nuestra mejor hora fitness. Aquella que podamos mantener en el tiempo por nuestras rutinas diarias, donde nuestro cuerpo responde mejor en rendimiento y en la que conseguimos mejores resultados de acuerdo a los objetivos planteados.

Entrenar en la mañana

Ventajas:

  • El lugar de entrenamiento al que se sueles acudir puede que no esté tan concurrido de gente por lo que no tendrás que esperar para entrenar en aquellas máquinas que entran dentro de tus rutinas de ejercicios; y si entrenases en espacios abiertos ( parques, pistas de atletismo, pistas de pádel, etc.) éstos estarán también menos saturados.
  • Practicar ejercicio por la mañana ayuda a estar más relajado el resto del día y con menos hambre gracias a las endorfinas generadas en estas primeras horas, según demostró un estudio de la Universidad de Brigham Young.
  • Varios estudios demuestran que entrenar en las primeras horas del día ayuda a aumentar la masa muscular; esto es debido a que los niveles de las hormonas testosterona y cortisol se han elevado tras el descanso de la noche.

Contras:

  • Los músculos y las articulaciones están más fríos en las primeras horas de la mañana al no haber tenido actividad muscular por al menos 7 horas ( o las horas que hayamos dormido); por lo que debemos dedicar más tiempo al calentamiento en los entrenamientos de la mañana para no lesionarnos.
  • La flexibilidad es menor, por lo que comenzar a entrenar costará un poco de más esfuerzo que en otras horas del día.

 Entrenar a mediodía

Ventajas:

  • Entrenar al mediodía da la sensación de haber aprovechado mejor el díaļ.
  • Si se ha tenido una mañana dura de trabajo, reuniones, familia, etc, entrenar a estas horas supone un momento de desconexión y relajación para aliviar los momentos de tensión que hayan podido surgir.
  • Y si lo nuestro son los ejercicios de cardio, esta es la mejor hora para practicar ejercicios aeróbicos. La energía está más elevada , los músculos no están fríos como ocurre a primera hora de la mañana y se puede entrenar durante más rato.

Contras:

  • Si nuestra mañana ha sido muy ajetreada y hemos llevado una alimentación escasa a lo largo de ésta, es peligroso que vayamos a entrenar;  sin haber comido algo primero nos exponemos a sufrir una bajada de tensión o hipoglucemia por llevar horas sin ingerir alimento y someternos en estas condiciones a un sobreesfuerzo físico.
  • Los entrenamientos del mediodía pueden no ser tan disciplinados  como en otras horas del día por estar pensando en el resto de obligaciones que nos quedan por hacer.

Entrenar de noche

Ventajas:

  • La temperatura del cuerpo alcanza sus niveles más altos después de llevar todo el día en movimiento; por esta razón, empezar a entrenar a estas horas no será tan difícil como nos puede ocurrir en las primeras horas de la mañana.
  • Es el mejor momento para aliviar el estrés y desconectar de la jornada laboral; prueba de ello son las clases colectivas de los gimnasios; encontrar sitio en ellas a última hora de la tarde resulta misión imposible porque estas horas son las mejores para para hacer fuerza, flexibilidad, velocidad y potencia.
  • A estas horas el metabolismo comienza a descender, por lo que al volverlo a activar , independientemente del deporte que practiquemos, conseguiremos un mayor gasto calórico, y por ende, quemaremos más grasa acumulada.

Contras:

  • Si entrenamos en las últimas horas del día nos exponemos a estar ya cansados y que por ello queramos aplazar el entrenamiento para el día siguiente; y si si entrenamos,  os ejercicios puede que no los hagamos con la misma intensidad que durante la mañana o la tarde.
  • Entrenar en las últimas horas del día puede desvelarnos ;si las rutinas de ejercicios han sido muy intensas puede costarnos dormir hasta que nuestro cuerpo recupere la calma y así conciliar el sueño

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.