Detrás de esas habilidades y destrezas al volante que muestran los pilotos de Fórmula 1 en cada carrera, se esconden horas y horas de entrenamientos en pista, ejercicios físicos, preparación psicológica, dietas personalizadas y ensayos de estrategias para alzarse con el pódium de cada carrera o el campeonato de final de temporada.

¿Podría considerarse un piloto de Fórmula 1 un deportista de alto rendimiento?

Sabiendo que la duración media  de una carrera en Fórmula 1 es de 90 minutos, en los cuales un piloto llega a perder más de cuatro kilos de peso debidos a la prolongada exposición a las altas temperaturas y a las tensiones generadas por las maniobras, bien podría equipararse este esfuerzo al que debe realizar y soportar un atleta de alto rendimiento.

Un deportista de competición puede tener un promedio de 180 pulsaciones por minuto en una prueba de esfuerzo. Según la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), el ritmo cardiaco habitual de los pilotos de Fórmula 1 es de 170 pulsaciones por minuto durante el transcurso de una carrera, por lo que es desgaste cardiovascular de un piloto estaría cerca del de un atleta de 100 metros lisos sólo que estando sentado.

Como consecuencia del esfuerzo realizado y los daños ocasionados de perder hasta el 4% del peso corporal en una carrera lo que hace que la preparación física para un conductor de Fórmula 1 sea imprescindible para que sus habilidades psicofísicas no se vean muy reducidas en el transcurso de la temporada.

¿Por qué es tan importante que un conductor de Fórmula 1 siga un plan de entrenamientos?

Es a partir de un par de vueltas cuando el cuerpo empieza a sufrir las deficiencias físicas de conducir un monoplaza debido a factores como: Fuerzas G, posición de manejo del volante, brazos pegados al cuerpo por la estrechez del habitáculo, reducido diámetro del volante ( lo que hace más fatigoso el esfuerzo a la hora de tomar curvas), o los saltos que se pueden producir en el coche durante la trazada debido a la velocidad y que pueden provocar pequeños traumatismo en las zonas cervical y sacro-lumbar de la columna del conductor(debido a la casi nula suspensión del asiento).

Para mitigar los efectos que producen en el cuerpo todos estos factores, cada año los pilotos de Fórmula 1 se preparan con sus escuderías y personal profesional especializado, ejercicios de entrenamientos, planes de alimentación o estrategias para las carreras para competir a un buen nivel toda la temporada.

Cuellos a prueba de Fuerzas G

El pasado mes de Marzo, Lewis Hamilton en su asalto a la Pole Position en el Gran Premio de Australia, tuvo que soportar hasta 6,5 G en la curva número 11. Pero para que nos pongamos en situación y conozcamos los esfuerzos que realizan los pilotos en cada circuito, primero conozcamos.

¿Qué son las Fuerzas G?.

Las fuerzas G en realidad, no son una fuerza, sino una comparación entre la fuerza provocada por la aceleración en un objeto y su peso. Normalmente se compara con el valor de gravedad- de ahí proviene el nombre de fuerza G y, en la Fórmula 1, se producen durante las aceleraciones, giros, cambios de nivel en el terreno y frenadas.

En el entrenamiento físico de un piloto no deben faltar ejercicios físicos para fortalecer el cuello, porque sus músculos son los más afectados por las Fuerzas G. Cada vez que un piloto frena, tiene que sujetar el cuello frente a la inercia y en palabras del físico especializado, Miguel Ángel Domínguez, “Cada frenada que realizan los pilotos de monoplazas durante una carrera, multiplican la tensión en el cuello por ochenta, ya que son ochenta vueltas”.

Algunos de los métodos para entrenar el cuello van desde máquinas específicas, cascos con arneses y pesas, fuerzas laterales (delante y detrás) o ejercicios con gomas haciendo girar la cabeza y tirando del cuello. También se suelen utilizar pelotas de fitball haciendo fuerza abdominal y lumbar, así como el deporte de natación, con realizando giros durante las brazadas de derecha e izquierda.

Lo que les está permitido a los pilotos de Fórmula 1 es incrementar el diámetro de su cuello (El de Fernando Alonso tiene 45 centímetros) para mejorar físicamente ante las carreras, pero no su peso por la reglamentación específica de la F1.

Preparación Psicológica para Máxima Concentración

La personalidad de los pilotos  se caracteriza por su decisión, tendencia al riesgo, agresividad y su tendencia al “ego” por ser personas muy seguras de sí mismas.

Un piloto debe afronta dos miedos: el del triunfo y el de la derrota; sin el personal profesional adecuado que le aporte las herramientas de auto-ayuda suficientes para afrontar estas situaciones, el deportista puede caer en depresiones y vicios que le hagan perder la concentración que demanda su vida profesional deportiva y, a mayores, la suya personal.

La dieta del campeón

No llevar una alimentación adecuada puede hacer que el rendimiento de los pilotos no sea el esperado en la pista.

Martin Poole, entrenador de Nico Hulkenberg, explicó en una entrevista que una buena alimentación es fundamental para cualquier piloto ya que tienen sesiones en pista durante la mañana y la tarde. La dieta de Nico está basada en una combinación de carbohidratos (verdura, pasta, arroz y patatas) y alimentos ricos en proteína (pollo, pescado y verduras de hoja verde). La dieta de los pilotos es para todo el año. El peso y equilibrio del coche es muy importante, por ello la masa corporal del piloto debe permanecer constante durante todo el año.

Aunque cada piloto tiene su peso y estatura, para personalizar la dieta en función de cada fisionomía, los porcentajes estándar para las dietas de los pilotos suelen ser, 50 carbohidratos, 35% proteínas y 15% de grasas.

Estrategias a pie de pista

La Fórmula 1 es un deporte de estrategia durante toda la carrera. Las dos estrategias más habituales que utilizan los pilotos se encuentran en la entrada a boxes y en el cambio de neumáticos.

Entrar antes o después a boxes puede suponer la victoria a un piloto que en principio no se considerase favorito o que no haya tenido ese día su carrera más rápida.

Que la jornada se presente lluviosa puede ser para algunos pilotos su as estrella para ganar segundos ante los rivales; el cambio a tiempo de unos neumáticos lisos, a intermedios o de lluvia, puede marcar la diferencia ese día para estar o no en la Pole Position.

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.