Caminar por túneles de barro, pasar por debajo de alambradas con pinchos o saltar sobre camas de fuego son sólo algunas de las pruebas que las carreras de obstáculos ofrecen a sus valientes participantes.

Para la mayoría de personas que participan en ellas, una carrera de obstáculos es “un reto”. Es por este motivo que cada año aumenta el número de asistentes de estos eventos deportivos por todo el mundo, buscando llevar sus cuerpos al límite durante unas horas y comprobar en su propia piel hasta qué punto son capaces de superar sus miedos y el umbral al dolor.

¿Está la resistencia física en la mente?

Según la teoría de Tim Noakes, profesor de la Universidad de Cabo en Sudáfrica, es nuestro “cerebro y no los músculos los que dictaminan cuán lejos podemos llegar. Durante las actividad intensa, nuestro cerebro, inconscientemente, sienta las bases para evitar que el cuerpo sucumba ante el esfuerzo extremo”.

Reforzando esta teoría, y en declaraciones del exjugador de rugby Richar Parks, la primera persona en escalar las montañas más altas del mundo y alcanzar los tres polos – el norte, el sur y la cumbre del Everest en siete meses. Parks asegura que como “atleta extremo siempre he tenido que entrenar muy duro físicamente, pero cada vez soy más consciente de que es mi mente y no la fuerza bruta lo que me ayuda a superar las situaciones más difíciles”.

¡Soldados, a las trincheras!

A pesar de que las carreras de obstáculos se han puesto de moda en los últimos años, lo cierto es que llevan más de 30 años celebrándose. Todo comenzó en 1987, cuando Billy Wilson, exsoldado británico conocido como el Señor Ratón, comercializó la primera carrera de este tipo en su propia casa con el nombre de Tough Guy; las pruebas de este circuito hacían revivir a los participantes las terribles experiencias de la Primera Guerra Mundial para que experimentaran en primera persona los horrores de aquella época.

Con el tiempo los obstáculos han ido evolucionando y cada vez las pruebas son más duras para exigir más a los participantes y poner así a prueba la resistencia del cuerpo humano.

Si tan duras son las pruebas, ¿qué hace a estas competiciones tan atractivas ?

Para participar en estas carreras no es sólo tener una buena resistencia física, ya que será la preparación mental la que nos permita saber gestionar la presión a la que vamos a someter al cuerpo, así como saber planificar la carrera, dosificar energías dónde se necesiten y la motivación de alcanzar el objetivo final, llegar a meta.

En palabras del doctor Mustafa Sarkar, catedrático en psicología deportiva y ejercicios de la Universidad de Nottingham Trent, “estas carreras refuerzan valores como la autoconfianza de los participantes, el sentido de comunidad al ayudar a personas que ni siquiera se conoce a esforzarse física y mentalmente a lo largo de las pruebas, el sentido de motivación, al estar entre amigos y hacerlo como un  equipo y la posibilidad de aprender habilidades y estrategias que poder aplicar después en la vida laboral y personal de cada uno”.

¡Espartanos!, ¿Cuál es vuestro oficio? ¡Aú!, ¡Aú!, ¡Aú!

Con estas palabras se da comienzo a la salida de los participantes de la Reebook Spartan Race, la carrera de obstáculos líder a nivel mundial y preferida de las diferentes personalidades famosas de nuestro país; si tú también te animas a participar y a vivir esta experiencia de poner a prueba tus límites,  tienes la próxima cita con las carreras de obstáculos  el fin de semana del 16 y 17 de septiembre en la localidad de Encamp (Andorra).

En palabras de ellos, si participas tendrás, “¡Raspones, moratones e historias, muchas historias para contar a tus amigos!”.

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.