Beatriz Corrales, joven deportista, nos deja plasmar sus palabras

Jugadora española de 25 años, campeona de España en 2016 nos deja ver como un deporte, en su caso el bádminton, puede marcar y guiar una vida

0
146

-¿A qué edad empezaste a jugar al bádminton? ¿Porqué este deporte?

“Empecé a la edad de 10 años aproximadamente como pasatiempo, jugando una hora a la semana y hasta ahora, que son bastantes más horas diarias de entrenamiento y dedicación al bádminton.

La verdad es que este deporte, cuando era pequeña, no era tan conocido como ahora, ya que cada vez es mas conocido en España. Fue gracias a mi hermano, el cual es mayor que yo, debido a que le impartían clases de bádminton junto con otros deportes en la escuela y aquí fue donde lo conocí. En esos momentos, yo hacía otros deportes, también natación. Entonces, desde pequeña, siempre me ha gustado mucho el deporte. Probando y probando, jugando con mi hermano, al cual seguí durante un año, ya que se inscribió en campeonatos a nivel regional, después de ese año lo probé y así fue como empecé.”

-¿Qué es lo que te aporta emocionalmente el bádminton? ¿Qué valor tiene en tu vida?

“Emocionalmente, el bádminton, es complicado de expresar. el valor que tiene es que me permite vivir mi día a día dedicado a aquello que me apasiona. A día de hoy, lo que me apasiona, lo que mi mente, cuerpo y alma está dedicado es el bádminton. Es este deporte con el cuál disfruto tantísimo. También como en todo lo pasional, tocas picos, picos en los que emocionalmente estás fabulosa y otros en los que emocionalmente estás destrozada. No hay a veces esa estabilidad que es la que siempre buscamos para tener un rendimiento óptimo, ese equilibrio tan conocido, el “balance”. Emocionalmente me proporciona también el saber  y conocer esos momentos también de felicidad que te aporta la vida a parte del ámbito personal”.

-¿Tienes alguna anécdota que haya marcado tu carrera de deportista?

“En realidad, ahora pensando así una anécdota, no me viene ninguna a la mente. Pero sí que podría decir que para mi recuerdo, en 2006, viendo el mundial de bádminton que se hizo en Madrid, apenas estaba conociendo este deporte y jugando de pequeña. Y quién me iba a decir a mi, después de estos años que ya formaría parte de ese nivel. Que por aquel entonces, ver jugadores mundiales “top” era una pasada e incluso no podía ni pensar o llegar a soñar el hecho de poder vivir ese tipo de experiencias, momentos. Ha sido el trabajo del día a día y la constancia que me ha permitido llegar a ese nivel y disfrutar de este tipo de vida”.

-¿Cómo consigues compaginar el deporte con los estudios y vivir fuera de España?

“Hay muchos momentos y períodos de la temporada en los que resulta complicado compaginar esos estudios. Además, viviendo fuera de España, esos fines de semana o pequeñas fechas en las que puedo disponer de días libres de descanso, en la planificación hay que incluir viajes para ver a mi gente, para seguir conectada y disfrutar de mi gente en Madrid. Pero bueno, creo que al final, lo más importante es estar motivada hacia qué quiero en mi vida, que objetivos tengo y creo que esa formación paralela de estudios en la medida de lo que puedo. Sean dos, tres asignaturas por curso o lo que pueda ir haciendo poquito a poquito. Ya curiosidad personal de ir formándome en otras áreas y seguir cultivándome, porque creo que es importante cultivarse en aquello que también nos motiva y nos apasiona. Por ejemplo, el área de la comunicación que es aquella en la que estoy mas metida, mas embarcada del ámbito deportivo. Es cuestión de sacarle también los puntos positivos que llevan a seguir realizando esa formación paralela y no dejarlo abandonado”.

-¿Ha habido alguna situación en la que te hayas planteado dejar el bádminton? ¿Cómo te enfrentas a las adversidades?

“No he llegado a plantearme dejar el bádminton porque no se ha apagado en ningún momento esa llama interior de la que hablo, que es la que genera que día a día viva con pasión el estilo de vida que llevo con respeto al deporte, con respeto al bádminton en este caso.

Pero si que es cierto, que hay momentos muy duros porque todos nos dejamos la piel en ello, hablo en general, porque no es solo mi situación. Sino la de muchos jugadores y cuando no salen las cosas como se desea, que también es lo bonito de la vida. No todo se consigue rápidamente y como se quiere, sino que tiene esa lucha constante y esa dificultad, que luego hace disfrutar cuando se obtiene aquello por lo que se ha luchado. Pero bueno, creo que al final siempre con esa actitud positiva y yo en mi caso, reforzándome con mi gente que es importantísima al final y que muchas veces no se les tiene en cuenta y se piensa que solo es el trabajo de la persona, del deportista.

Pero esas personas que siempre están allí apoyándote en los malos momentos y haciéndote ver que somos personas, que se puede fallar y que hay que seguir, es a mi lo que me sirve mucho para esos momentos difíciles”.

-¿Consideras que hay diferencias tanto en repercusión mediática como económica por ser mujer o hombre?

“Bajo mi punto de vista sí que hay diferencias a nivel mediático y económico. También depende del tipo de deporte, según este, hay mayor o menor diferencia. Pero sí que creo que todavía, desgraciadamente hay que seguir luchando por esa igualdad de género en la que no haya diferencia cuando se hable de mujer deportista y hombre deportista. Que no haya que decir que por ejemplo, que por ser hombre, en este deporte, se maneja este tipo de salarios económicos, tipo de sponsors, becas o incluso que hay un determinado tipo de repercusión a nivel de medios, en la prensa.

Esa igualdad a día de hoy todavía no existe y bueno, a lo mejor, yo creo que es importante que las personas que estamos ahora en esa área, luchemos por nosotros, no mirando des de el egocentrismo de poder disfrutar nosotros, teniendo esas ganancias o menos. Sino por el hecho de seguir avanzando y hacer el mundo un poquito mejor para aquellas personas que en un futuro disfruten esa pasión por el bádminton y el deporte en general también.

Creo que hay grandes diferencias, creo que es la realidad y que no hay que obviarla, sino que hay que cambiarla”.

-Según tu visión, ¿Crees que la sociedad es realmente consciente de la importancia de practicar algún deporte?

“Poco a poco sí que creo que se va siendo consciente de esa importancia por diferentes proyectos que se realizan, sobretodo, en el sistema educativo porque al final, yo creo que el deporte, no hablando del deporte profesional, sino del amateur y el de mantenerse para tener un estado vital y sano creo que es vital. Vital para una formación y educación de valores, de valores que se puedan aplicar a todas las áreas, a cualquier área de desarrollo y para avanzar. Que es allí donde yo creo que está la clave, a través del deporte que es lo que se consigue, ya no solo físicamente, sino que se consigue a nivel de como entender la vida y como afrontarla en las diferentes situaciones que se nos van a presentar y generar en nuestra vida. Se va cambiando, incluso creo que se puede dar una vuelta en esta ámbito y seguir trabajando para sacarle más jugo al deporte que tiene tantísimas cosas buenas”.

-¿Qué consejo darías a los más pequeños y a la sociedad en general?

“El consejo que podría aportarles, lo que podría decir es que vivan según crean y sientan. hacer aquello que quieren hacer en cada momento, para mí es vital siempre con la premisa de respetar el medio que me rodea y a las personas que me rodean sin querer hacer daño a nadie. Pero pudiendo desempeñar aquello que siento y que quiero hacer en cada momento y creo que ahora como deportista, que el deporte es un gran medio para desarrollarse como persona y les animo a que prueben y que si les gusta, lo utilicen también como un medio por y para esa educación y ese desarrollo”.

 

 

Compartir

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here